miércoles, 4 de noviembre de 2009

Zenón Rolón - Músico afro-argentino (2)

Comentario de Alejandro Frigerio:
Pablo:
Está muy interesante lo que contás. Creo que ilustra muy bien el tema de la "doble conciencia" que debe haber caracterizado a muchos afroargentinos de la época (el dilema de ser afro y argentino a la vez, en una época en la cual -o más probablemente siempre- una cosa era vista como inconpatible con la otra por la sociedad mayor.
De todas maneras las características de esta "doble conciencia" y el grado de presunta incompatibilidad entre el ser negro y el ser argentino también debe variar de acuerdo a la época y de ahí la necesidad de profundizar nuestros estudios acerca de estos temas en el siglo XIX, XX, y aún ahora.
Tu comentario sobre la zarzuela bufa que compuso también permite entender mejor la afirmación de Reid Andrews acerca de que las performances de Rolón eran mejor recibidas que sus composiciones. Aún cuando él viera los distintos géneros como compatibles, probablemente esta opinión no fuera del todo bien aceptada por el resto de la sociedad.


Pablo Cirio:
Hola Alejandro, respecto a cómo era recibida la obra de Rolón, quizá Andrews haya consultado a Garcia Belloso pero lo ha interpretado mal. Él da un vívido relato del estreno de Chin-Yonk, zarzuela de la que era letrista. Resumiendo lo que dice -que admite varias capas de interpretación-, parece que fue debut y despedida no por mal recepcionada sino porque el público exclsuivamente juvenil y masculino, destrozó la sala, pero no por bronca sino porque estaban exhalados de gusto por la obra y porque las únicas mujeres presentes era la mujer e hijas de Rolón en un palco.

Alejandro Frigerio:
Bueno, Pablo, no todo son malas o apresuradas intepretaciones. A veces son análisis desde distintos marcos teóricos. El tenor de las relaciones raciales de épocas pasadas -aún de la propia- siempre está abierto a distintas interpretaciones. Mientras que unos ven "pacífica convivencia" otros ven "racismo" u otros "paternalismo".
Como dije, me parece sumamente interesante y admirable que Rolón haya intentado lo que podría ser considerado una fusión o superposición de géneros (culto-popular, europeo-negro) o, como decís, una “creación académica con perspectiva local”. Sin haber estudiado en profundidad el tema música, pero sí como hablaban los blancos porteños de los negros y de su cultura en el 1900 me inclinaría a pensar que todo intento de añadir candombe o instrumentos percusivos considerados de razas inferiores o de ámbitos de “mera” diversión “bárbara” a géneros considerados civilizados o cultos sería, cuanto menos, polémico. El tema da para mucho y claro que no es para resolverlo acá, la idea es sólo ofrecer algo de info y plantear alternativas de interpretación.